Mi experiencia traficando tamales en Taboga

Aquí en este blog les traemos el periodismo investigativo más caliente de toda la red, por eso en el afán de revivir este blog contacté a una señora cuyo negocio es traficar tamales a la isla de Taboga, obviamente para hoy ya hay nuevas medidas, pero esto pasó antes de que se anunciaran los cambios y bueno lo presento este día.

Restricciones irracionales para el ingreso a Taboga – Foco Panamá

Doña Lencha es una dirigente de barrio muy respetada en El Yunque de San Miguelito, un corregimiento ubicado entre las escarpadas montañas de Panamá Norte. Al entrar en el barrio, Doña Lencha junto a otras señoras de edad vigilaban mientras sus nietos en calzoncillos jugaban en una piscina marginal.

Doña Lencha, que no es su verdadero nombre, me cuenta que desde que murió su marido se ha dedicado a toda clase de negocio. Desde cargamentos de guandú de contrabando, tráfico ilegal de mamón chino, entre otros. El decreto de Taboga le puso los ojos en forma de dólar, ya que dice que todo lo prohibido es una oportunidad de negocio.

Nos citamos en el puerto de Gamboa con las demás señoras, una de ellas me mira de una manera que no me agrada, hasta me saca la lengua de forma seductora. Doña Lencha la regaña diciéndole que puede ser mi abuela, ella contesta que no lo es. Me cambio de puesto y me siento al lado de la líder de la operación, ella dice que lleva más de 20 libras de masa de tamal que han mezclado con pura pechuga deshilachada y aceituna sin hueso, las pasitas son aparte y al gusto del cliente.

El sobrino de doña Lencha, llega con el cargamento, no sin antes pagarle al seguridad para que no revisa la carga. Un señor llega, nos acompañará en la travesía, es el cliente de la señora, con una cucharita muy pequeña abre los contenedores y prueba la masa, la merca es buena.

Salimos del lugar rumbo a Taboga, pero no desembarcaremos en el puerto oficial, sino en una playa lejana, rodeando la isla. El viaje transcurre sin novedades, aparte de que la señora que estaba interesada en mi me abrió la puerta del baño y doña Lencha casi la tira por la borda por pervertida.

Al llegar a la isla nos recibe un muchacho de piel cobriza, rollizo y con un bigotito delgado de esos que crecen con mala gana, en su gafete dice “Municipio de Taboga”. La señora que me estaba acosando sexualmente va y le da un apasionado beso y se lo lleva al monte, no sin recordarme que para mi también hay, yo solo trago en seco.

Lencha me cuenta que conoció a este funcionario de la alcaldía en una fiesta clandestina que organizó en el 2020, su predilección por las señoras de edad fue un punto clave en su alianza, no solo lo chantajea con contarle a su esposa, sino que apadrina su parafilia para mantenerlo callado y servil.

Al llegar al centro de Taboga nos recibe una mujer muy enojada, luego de señalar al hombre del bigotito le entra a golpes como si no hubiera un mañana. Más atrás llega un grupo de policías a perseguirnos, las señoras todas sacan su gun y empieza un tiroteo, yo salgo huyendo y me escondo detrás del carro, la policía logra someter a las señoras ya que se vieron superadas en número.

Al parecer la doña que se acostaba con el man del bigote quiso marcar territorio con la mujer, le revisó el celular días atrás y empezó a llamarla diciéndole que ella le hacía cosas que ni se imaginaba y que hasta el helicóptero con el salto del tigre serbio practicaban en sus noches de lujuria, la esposa se enojó tanto que le dedicó un hilo en twitter, red social que el man no tiene. Esto suscitó también que la mujer del bigotudo investigara el número de teléfono de la señora el cual aparecía como remitente de varios yappys a la cuenta mancomunada con su esposo. Lo llevó ante su jefe con las pruebas de su infidelidad.

Todo esto lo que disparó fue una investigación para saber el proceder del dinero, y así se hizo una operación encubierta para desmantelar una de las redes de tráfico de tamal más grandes de la historia. Yo recién salí de la cárcel ayer…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: