La Tiendita del absurdo: el Netflix de tus sueños

En mis andanzas por la avenida, pasé de nuevo por la tiendita de este infame señor oportunista que vende artículos de dudosa utilidad. Como siempre entro y ese olor a brujería y polvo acumulado me golpea la nariz cual víctima de Mike Tyson.

-Buenos días mister

-Ah tú de nuevo, hey le entré a las plataformas digitales, el Netflix de tus sueños, todo que que quieras ver a un bajo precio y aceptan Clave.

-Jum, no me fío de esto, muy bueno para ser verdad como siempre -digo yo sin dejarme atrapar por los cantos de sirena.

-Bueno muchacho si quieres referencias aquí tengo a un cliente que te va convencer.

Tomo el número de teléfono y me marcho a seguir mis diligencias, al rato llamo. El cliente se llama Alberto Limonta y es un cinéfilo que, cansado de las películas de Netflix, decidió probar Morphlix, que así se llama la plataforma. Les transcribo lo que me contó:

«Bueno yo llegué a la tiendita por casualidad, vi el letrero promocionando la plataforma y me llamó la atención, decía el cartel en grande: «El Netflix de tus sueños: todo lo que quieres ver en una plataforma». El tipo me abrió la cuenta en internet y me fui para la casa, a mi me gustan las películas de terror y como estamos en tiempo de Halloween, pues mejor. Puse una que me llamó la atención pero como a los dos minutos me entró un sueño y me acosté a dormir.

Fue la peor pesadilla que he tenido, un monstruo deforme me perseguía y mataba a toda mi familia, las noches subsecuentes soñaba cosas diferentes y horribles cada vez que ponía una película nueva en la plataforma. Lo más raro era que al ver las sinopsis de los filmes en la plataforma coincidía con mis sueños.

Fui a reclamarle al señor de la tienda y me dijo que no había devoluciones, frustrado cancelé la membresía y no quiero saber más nada de esa vaina.»

Al día siguiente llego a la tiendíta, me le quedo mirando al vivazo ese y él me sonríe, pícaro el viejo condenado.

-Con que Morphlix ¿Verdad?

-Oye yo no tengo culpa de nada, veras Morphlix viene de Morpheo, o sea sueño. Digo no era nada difícil ponerse a leer los términos y condiciones que yo les ofrecí leer antes de hacer el pago: «las películas usted las vivirá en sus sueños y por el servicio no hay devoluciones…»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s