La tiendita del absurdo: el perfume más rico del mundo

Era una fresca tarde, me dirigía a casa luego de un día pesado. Con llave en mano abro la puerta y mi celular suena inmediatamente. Viene de un número privado, curioso como siempre voy y contesto, escucho la voz de un tipo que se nota que está muy enojado.

– ¿Usted es el que escribe esa vaina del absurdo?
– Sí señor, ese soy yo ¿En qué le puedo servir?
– Mire, quería decirle que no estoy de acuerdo con la publicidad que usted le da a esa tienda. Nada de lo que vende ese señor sirve. Es más tengo personas que están dispuestas a hablar con usted.
– Ok perfecto, dígame donde y cuando y conversamos. Lo agendaré de inmediato.

o-PERFUME-facebook
Tres días después me encuentro con el señor. Era un tipo flaco y alto, poco agraciado en sus facciones con unos lentes “culo e´botella” y un bigote de esos que no te dejan tomar sopa. Lo saludo y empieza una curiosa conversación. Me cuenta que él fue a la tiendita en un momento de desesperación, no conseguía pareja y le dijeron que allí encontraría la solución a sus problemas.

 

– Entré a la tienda, hable con el señor ese y me dijo: «este es el perfume más rico del mundo, úselo y va a ver resultados de inmediato. Usted no le será indiferente a ninguna mujer…»

-Supongo que el señor le dio instrucciones.

-No que va, me dijo que leyera el manual y yo pensé ¿Quién necesita un manual para ponerse un perfume? A la noche siguiente voy a la discoteca hecho tu sabes, un guapote. Entro al local, hace calor y comencé a sudar, pa´que fue eso. Todas las mujeres me señalaban y se burlaban porque estaba hediondo a morrina, esa porquería no sirve.

-Pero a ustedes se le indicó que leyera el manual, nada le hubiese costado. Además todas las mujeres lo notaron. -digo yo tratando de aguantarme la risa.

 

Orlando fue otro tipo al que entreviste, gordo y bajito con un afro del tamaño del mundo:

-El tipo de ese lugar me dijo que cualquier mujer, cualquier mujer caería rendida a mis pies.

-¿Le funcionó?

-Claro, si cuando la fui a buscar la mujer se desmayó…

 

Decidí luego de estos dos testimonios ir a donde mi amigo el señor y como siempre, las campanas de viento y el olor a brujería. El tipo sonriente, primera vez que lo veo pelar los dientes, me pregunta como me ha ido con los testimonios. Le contesto que bien y voy directo a la yugular: ¿Cual es el asunto con el tal perfume más rico del mundo?

 

-Mira es importante que sepas que lo que yo vendo aquí es efectivo pero si la gente no hace caso, claro, todo va a salir mal.

-Pero este perfume no sirve para levantar, eso hiede…

-Claro es que ese perfume no se «pone» ese perfume se bebe.

-¿Perdón?

-De eso se toma un traguito y sudas un dulce perfume. Pruébalo muchacho dale un sorbito.

Le doy un trago y ¡Sorpresa! tiene un sabor exquisito, en ese momento el tipo me pregunta «¿Es o no es el perfume más rico del mundo?». Yo no pude decirle que no…

Una respuesta a “La tiendita del absurdo: el perfume más rico del mundo”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: